Seguridad biométrica

La biometría tuvo sus orígenes con fines más oscuros de lo que parece, aunque para esta época se relaciona con la ciencia ficción, hace muchos años se usó para realizar el fichaje de los reclusos de una cárcel. Pero ha evolucionado de tal manera que el mejor lugar donde parece encajar es en el área de la seguridad o mejor dicho en el control de acceso. Su característica de intransferible me hace que la sobreponga o la prefiera por encima de cualquier otra tecnología aplicada a la seguridad. El código informático para establecer comparaciones entre los datos almacenados y el que se presenta, es realmente eficaz y definitivamente una de las luces más de un cerebro creativo e investigativo.

La biometría no es nada común verla en viviendas tradicionales, no parece interesarles a sus propietarios, e incluso no creo que haya sido pensada para este tipo de establecimientos aun, sino para las empresas u oficinas que buscan controlar el tráfico de personas, como el control de un personal. Pero la biometría si puede estar presente de otra manera dentro de un hogar, cuando la presencia de una caja fuerte o caja de seguridad, hace uso para hacerla más fuerte, infranqueable y robusta.

Los cerrajeros poseen habilidades muy particulares para las cerraduras mecanizadas, pero si algún propietario olvida la clave de su artefacto o bloquea por mal uso, este se verá en un aprieta si posee un sistema más avanzado de bloqueo. He escuchado, que oyendo los clics de las cajas fuertes mientras mueves la perilla se lograba abrir su puerta, pero en combinación de un sistema más novedoso de biometría, la presencia del propietario sería algo ineludible, para que el cerrajero logre su objetivo. Por lo que también es un arma de doble filo, si desafortunadamente te tropiezas con bandas organizadas que podrían secuestrar al propietario para que realice la apertura sin complicación pero que podría terminar en un desenlace fatal.

La biometría está en el presente y estuvo desde hace un buen tiempo en nuestro pasado. Ahora es cuando realmente sale a la luz, pero aún faltan muchos años, para que sea asimilado por muchas personas, que están renuentes a la tecnología, en que los costes sean más accesibles para todos, más cuando se van dando más uso a la verificación intransferible de rasgos físicos. Para reconocer individuos es que se usa la tecnología, es una gran detective, en todo aquello que se nos haga necesario saber quién es quién, estará presente la biometría.

Aun el nombre parece ser muy desconocido para algunas poblaciones, hay que hablar más de ella, divulgar los beneficios y la ventajas de su uso, con todas las personas en el mundo, de esta manera se vendrán más usos, ya está disponible, muy bien pulida para que puedan utilizar fabulosa tecnología. Así han avanzado los cerrajeros más tradicionales, paseándose entre varias opciones, entre lo tradicional de una llave física que aún siguen produciendo los más experimentados cerrajeros, más solicitando los novedosos avances de la tecnología.