Cerraduras biométricas vs magnéticas

cerradura_biometricaDesde tiempos antiguos, cuando se consideraba que tenías algo de gran valor, sentías la necesidad de protegerlo. No existía un lugar seguro en dónde colocar cualquier objeto de valor y pensar en quien podría buscar la manera de adquirirlo de manera ilegal así que desde siempre se tuvo en cuenta que esa preocupación debía acabar. e¿

Es por esto que se crearon las diversas medidas de seguridad, como lo son las cerraduras, que en la actualidad han cambiado muchísimo, desde que empezaron, cuando era un cilindro al que se le introducía una llave de bronce con lo cual resguardabas el contenido que tenía adentro, ya fuese un cofre o una puerta; hasta llegar al día de hoy que existen diversos tipos que hasta tienen lectores de huella y por magnetismo.

Actualmente las cerraduras ya no son tan seguras como fueron en la antigüedad – eso nos lo confirman los https://www.cerrajeros-24h.barcelona/poblaciones/cerrajeros-granollers.html– debido a que existen diversos métodos que se han dado a conocer, y que cualquiera puede usar (Método bumping) lo que deja vulnerable al mecanismo y permite que cualquier intruso entre al lugar que se resguardaba.

Por lo que existen diversos tipos de cerraduras que evitan en sobremanera, el ser violentadas de una manera fácil y ponérsela difíciles a los que quieran entrar por la fuerza. En este caso nos enfocaremos en las biométricas y las magnéticas, tanto sus características como sus ventajas y desventajas.

  1. Cerraduras biométricas

Gracias al auge de la tecnología biométrica, muchos tipos de dispositivos se han apoderado de este tipo de desarrollo y lo han aplicado en los contextos de seguridad, en este caso para proteger tanto hogares como inmuebles y/o pertenencias que sean de gran valor. La biometría se basa en la medición de los rasgos o características físicas de las personas, como son la retina, el iris y las huellas dactilares.

Las cerraduras biométricas tienen diversas características ya que estas, dependiendo del modelo, cuentan con un lector de huellas, además de un código alfanumérico/numérico en caso de que suceda un corte de luz (esta se abrirá automáticamente en ciertos casos). Estas cuentan con capacidad de guardar cierta cantidad de huellas, así como también de diversas app. Existen diversos modelos que pueden ser conectados a internet y que funcionan con batería. Estas no requieren de mucho mantenimiento, solamente del lector.

  1. Cerraduras Magnéticas

Este tipo de cerradura cuenta con dos piezas que son separadas por un electroimán, estas generalmente no son utilizadas para resguardar casas, sino en grandes empresas donde se necesita mantener el acceso a un área restringida, donde se tiene que llevar el control de las personas que puedan entrar a ellas y además de los momentos en donde lo hacen.

Una ventaja que presentan es que son de fácil instalación, ya que se puede hacer de una manera sencilla colocando las placas, además de que no necesitan tanto mantenimiento. Siempre necesitan un flujo de corriente para que puedan operar de manera funcional, cosa que también viene a ser su desventaja, ya que pueden ser burladas con algún corte eléctrico.

En todo caso, es necesario detectar cuáles son las necesidades que presentamos a la hora de adquirir un dispositivo de seguridad (en este caso una cerradura) ya que ambas tienen el mismo uso, pero funcionan mejor para otras situaciones. En este caso, si deseas buena seguridad en tu casa, pues las biométricas son más funcionales; en cuanto a las magnéticas, lo mejor es para el paso eventual de personas y salidas de emergencia.